miércoles, 9 de julio de 2014

QUE CALLE LA VOZ






Que calle la voz que me encarcela el alma...
 la voz que no tiene palabra.
Que griten los sentidos...
cuando se desgarre el alma.
¡Que  rompa el silencio...
Y también mi lágrima!

Que mi pecho no guarde el dolor
De la soledad amarga.
Que se abrace a los recuerdos...
Del amor bajo la almohada.

Que la luna me regale su luz
En una noche apagada.
Que la furia de la tormenta
No me robe la calma.


     

8 comentarios:

  1. Emotivo tu ruego en versos. "Que calle la voz que me encarcela el alma"...
    Que mantengamos siempre de pie una esperanza... Muy bello, aunque algo triste, pero realmente para eso está la poesía, para cantar lo que asusta (entre otros cantos).
    Un abrazo, Maite.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ocasiones la ira, el rencor, los celos...en general, los malos pensamientos encarcelan nuestras ganas de vivir y nos hace perder la esperanza. Tu lo has descrito muy bien Clarisa...es un ruego, un ruego cuando se recobra la consciencia y nos damos cuenta de que esas palabras que desde el interior de nuestra ser nos destrozan y nos roban nuestra paz...es entonces cuando gritamos con más fuerza y somos conscientes de que no nos hace ningún bien y a través de las lágrimas desechamos ese dolor que nos produce la soledad y que nos desgarra el alma.
      Muchas gracias Clarisa...es un honor y un placer tenerte por aquí...
      Un abrazo bien grande también para ti...

      Eliminar
  2. Que el sosiego siempre ilumine tu vida, tal como piden tus versos. Otro hermoso poema que te leo y que ha sido todo un placer. Más besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mayte...me alegra tenerte por aquí. Nos seguimos, ahora ya se termina el verano y espero tener algo más de tiempo. Un abrazo grande.

      Eliminar
  3. Bueno, , en las noches sin luna, me conformo con la luz que hay aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Desgarrador!. Cuanto dolor en el alma!. Sombras y oscuridad, pero finalmente les das salida a la desesperacion, permitiendo el grito y abrir de los sentidos. Que duro seria si no pudiesemos expresar palabra!!.
    Impresionantemente emotivo Maite. Un placer leerte y recorrer esos rincones del alma humana.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar