viernes, 28 de septiembre de 2012

EL ATARDECER DE MI VIVIR


Cuando el atardecer de mi vivir esté próximo,
y el cristal de tu mirar se derrita en mis ojos.

Cuando mi cuerpo inerte se pierda tras el horizonte,
y mis labios expiren en los tuyos.
No apagues con tu ira la luz del infinito.

Que una lágrima no robe la ternura de un beso,
ni cubra con su llanto el calor de tu cuerpo.


El 31 de octubre de 2000 escribí esta poesía , la escribí para mí...quería que al morir la pusieran en mi esquela, y así se lo hice saber a mi hijo. No quiero que nadie sufra y se apague por mi...la vida es un don que debe continuar.

Pero el pasado 26 de agosto perdí a mi cuñada y a mi mejor amiga Kati.
 El cáncer nos unió aun más, y su perdida  me afectó, pero ella también deseaba lo mismo que yo...que nadie apague su vida cuando se pierde a un Ser querido, por esa razón hablé en su nombre, y en su funeral  difundí su mensaje leyendo esta poesía, y esperando dar un mensaje de fuerza a todas las personas que la querían. El cáncer cambia la vida de las personas, nos hace más humanos, nos hace ser más fuertes y nos hace vivir el día a día, como si fuera el último de nuestra vida, esa vida que ahora vemos de forma distinta , porque miramos  con ojos de esperanza y palabras de gratitud .
A partir de ese día  pensé que tenía que expresar mis sentimientos...y compartirlos con el resto del mundo!!
Y si  por casualidad, algunas de las palabras que escribo...tan sólo una, logra tocar sólo una fibra de vuestro corazón, me sentiré orgullosa de compartir con vosotros mis sentimientos.


6 comentarios:

  1. ¡Gracias Maite por compartir tus sentimientos y tu vida! Eres tenaz, desde luego, luchadora, inquieta, culta y sublimas estos momentos en poesia creadora y renovadora... ¡Buenas cosas para tí y que continúe la lluvia de palabras! ¡Un beso grande y sonoro!

    ResponderEliminar
  2. la mejor enseñanza es el ejemplo......te se olvido poner en tus datos personales, que también eres mujer valiente fuerte y con corage..y ante todo, muy buena maestra......gracias por la lección

    ResponderEliminar
  3. Me dejas... que hermoso poema... y la historia que cuentas...me llegó al alma... yo he vivido esa enfermedad muy, muy de cerca...he perdido tb a dos seres muy queridos para mí...por eso entiendo tus palabras... A veces cuesta sacar el valor diario... pero es una promesa que le debemos a la vida y a nosotros mismos. Eres una persona con gran sensibilidad y comprensión... Me has emocionado.... ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Bluff...! Vosotros si que me habéis emocionado, no pretendo enseñar a nadie...más bien soy de la que aprende de los demás ...de todo lo que aporta la vida, que es mucho y muy...muy bello.
    No me puedo quejar, tengo mucho más de lo que puedo desear, y si antes la vivía la vida intensamente,y apreciando lo que tenía...ahora eso se ha triplicado...la vida....los problemas...o la oscuridad que aparecía en ocasiones...todo eso ha cambiado de color....todo es más intenso,más brillante.
    Es difícil explicar como te sientes...yo he vivido en los dos lados y puedo decir que son muy distintos...se fuere mucho más cuando tienes algún familiar. O alguien muy cercano. Tal vez suene algo duro, pero en mi experiencia ha sido así ....porque ahora y aunque suene extraño ...me siento más viva que nunca y con unas ganas de disfrutar y de no parar de hacer cosas..
    Os agradezco muchísimo vuestra atención ...estoy aprendiendo muchísimo de vosotros ¡ un enorme y sincero abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Es curioso que una enfermedad tan tremenda pueda unir tanto, yo estoy operada 5 veces el último hace pocos meses pero tengo tantas ganas de vivir que muchas veces me olvido de él. Tu verso me ha encantado y seguro que a ella le encantaría tambien, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar, siento que hayas tenido que pasar tantas veces por el quirófano.yo pasé do, una para quitarlo y otra para la reconstrucción. Pero como bien dices se tienen muchas ganas de vivir. Son experiencias y retos que nunca deberíamos pasar por ellas.pero ya que nos ha tocado hay que armarse de mucha fuerza y valor y seguir adelante y pensado lo menos posible en él.
      Yo quise contar mi caso y para ello, empezé a escribir en este mismo blog. Lleva el título "Una puerta al final de pasillo"
      Hay 8 capítulos y quiero seguir contando más. Por si mi experiencia pudiera servir a otras mujeres.
      Si quieres, o necesitas hablar de ello, puedes hacerlo yranquikamente. En parte somos las afectadas las que comprendemos algo mejor el estado de ánimo en que se puede encontrar esa otra persona.porque está pasando por lo mismo que nosotros.
      Un abrazo grandísimo y muchísimas gracias por dejar tus palabras .

      Eliminar