miércoles, 10 de abril de 2013

EL BAILE DE PALACIO


En el reino de un país cualquiera, y rodeado de árboles frondosos y bellos jardines donde las pequeñas hadas, duendes, elfos y todos los seres mágicos  tenían su hogar y donde no existía más olor que el aroma de las flores...se alzaba un palacio, en el cual, vivía un rey con sus tres hijas.
El rey, que ya tenía edad muy avanzada y que veía llegar el final de sus días, decidió organizar un baile, con el único propósito de poder casar a sus tres hijas.
para qué así sucediera, invitó a todos los jóvenes casaderos de los alrededores...y a palacio, acudieron príncipes, condes y gallardos de todos los países vecinos, que haciendo alarde de sus más refinados y preciados atributos, deseaban poseer la mano de alguna de las princesas.
La noche fue pasando de forma amena, y parecía que todos los invitados se divertían, bailando y degustando el manjar que el rey les ofrecía.
Y varias horas después, la fiesta llegaba a su fin...pero, las jóvenes princesas no parecían mostrar demasiado interés hacía ningún joven allí presente.
Mientras un joven, se dirigía galopando sobre un corcel blanco hacia la entrada del palacio;
El rey, consternado por no poder conseguir su anhelado propósito y con la tristeza reflejada en su rostro, se puso en pie delante de su trono y con verdadero esfuerzo...levantó su mano para poner fin a aquella fiesta.
Pero apenas había terminado de dar la orden, cuando fue anunciada la llegada del príncipe del país vecino...
La sala entera enmudeció ante la presencia del apuesto joven, que sin mediar palabra, fue acercándose hacía el trono, bajo la mirada expectante de todos los allí presentes.
Al llegar ante el rey, se inclinó y dijo:
_Magestad, soy el príncipe Damián .
Y después de hacer una ligera reverencia, se dirigió hacía la hija mayor del rey pidiendo que le concediera un baile.
Mandy, no paró de hablar durante el tiempo que duró aquel baile; la princesa de cara pecosa, tenía respuestas a todas las preguntas del príncipe, y este quedó cautivado por la sublime inteligencia de la joven.
Cuando paró la música, se acercó hacía la mediana y de igual forma manifestó su deseo de bailar con ella.
El príncipe quedó embelesado hacía la belleza de Flor...su largos cabellos centelleaban como chorros dorados de luz y su blanca tez con las mejillas sonrosadas, marcaban en ella un aspecto dulce y sereno...jamás había visto doncella más hermosa.
El tercer baile le fue concedido por la mas pequeña de las hermanas...los dos jóvenes que danzaban y daban vueltas al compás de la música, no paraban de reír a carcajadas, provocando con ello un clamoroso susurro que se dejó oír por toda la sala, y una cierta envidia entre los asistentes...ella era tan alegre, que el príncipe se contagió irremediablemente de la simpatía de la pequeña Lisa.
Al finalizar el baile, él salió de la sala y montado en su caballo blanco regresó a su palacio...¡la emoción le envolvía con su manto!
Pero, poco duró su regocijo, ya que al despuntar el alba, una inmensa nube de dudas se posó sobre él...¡Sólo podía tomar por esposa a una de las tres princesas!
los días pasaban y no podía tomar una solución...el amor que sentía por las tres era tan intenso... Que era incapaz de tomar una decisión.
Y en un momento de desespero, montó en su caballo y fue galopando hasta llegar al claro de un bosque, y allí, en soledad, siguió meditando hasta que se quedó dormido bajo la sombra de un árbol;
Su sueño le llevó hasta una charca...¡se encontraba sobre la hoja de un nenúfar y de su garganta salían sonidos extraños! No podía ser...¡ su cuerpo era de color verde...y, toda su piel estaba cubierta de verrugas...!
Salió de la charca y saltando llegó hasta el palacio de las princesas.
En el jardín...Mandy, Flor y Lisa hablaban entre ellas del apuesto y respetuoso príncipe. Desde el día del baile el joven había sido el único tema de conversación, pero el príncipe, no sólo había cautivado el corazón de las princesas, también había cautivado el corazón de todos los habitantes del reino.
¡Por fi, llegó hasta donde estaban las princesas! Pero, un ¡Croac...! En lugar de un ¡auxilio..! Salió de su boca, y a los pocos segundos, los gritos aterradores de Flor y Mandy pidiendo que se llevasen de allí aquél horrible y repugnante sapo, se dejaron oír por todo el palacio.
Lisa, no tenía miedo pues para ella todos los animales que vivían en la tierra eran bellos, así que se acercó hacía el y extendió su mano, y el sapo dio un salto hasta llegar a la palma de su mano y entonces se sintió protegido por el calor de las manos de Lisa sobre su cuerpo, y desde allí, pudo contemplar el radiante y alegre rostro de la princesa.
De pronto, el canto de un ruiseñor le despertó y dio un suspiro de alivio al comprobar que no era ningún sapo. Y en aquel instante comprendió que no podía ser un simple sueño...ya no le quedaba ninguna duda sobre quien sería su esposa.
Y en un cálido día no muy lejano, en el que el sol lucía espléndidamente y las flores extendían su aroma...en medio de un seto cubierto de rosas rojas, y bajo el sonido dulce e incesante del repicar de campanas....¡Lisa y Damián se unieron para siempre!

10 comentarios:

  1. Uy, me encanto el cuento! Me hizo la mañana más bonita dejándome huellas de magia! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sandra...me alegro de que te guste...un abrazo y tengas un mágico día.!

      Eliminar
  2. Que hermoso, queda claro que no solo poseer belleza, ni una mente cultivada, ni un espíritu alegre hace que el amor despierte, tan solo un corazón de sentimientos nobles puede despertar el mas bello de los sentimientos, el amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...me alegro de que te guste...como te dije tenía uno escrito desde hace ya algunos años, y no sabía si ponerlo o no, y mira por donde ayer cuando leí tu comentario, pensé en el...¿seguro que no te has dormido antes de acabar?
      Un abrazo de corazón te deseo un fantástico día...!

      Eliminar
  3. Tierno y dulce cuento...la vida de loss entimientos...Me gustó mucho Maite....Lindo día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Clarisa...como ya he dicho lo tenía escrito de hace años, cuando fui a un taller de escritura, y guardado como todo, sin atreverme a enseñarlo, pero ayer...jajaja nuestro amigo Román pedía que alguien le contará un cuento...y medio en broma le dije que cuando llegara a casa yo le contaría uno que tenía, ha sido una pequeña broma, pero a la vez he dado suelta al cuento y la verdad, es que no pensaba que gustase tanto...un abrazo de corazón Clarisa...tengas también un mágico día.!!!

      Eliminar
  4. Que bueno Maite, que dulce, me encantó el cuento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco, por tu comentario y por leerme...un abrazo sincero, pases una buenísima semana!

      Eliminar
  5. buahhh que guay Maite ... me ha gustado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José...no es el tipo de cuento que le contaba a mi hijo...pero bueno, me gusta que haya gustado...muchas gracias y pases buena noche!

      Eliminar